miércoles, 21 de septiembre de 2016

ACORDARME Y OLVIDARME













Acordarme que tengo que olvidarme
de los cuentos de nunca acabar
y de la sangre que desde la tierra
termina en el inmenso mar
Acordarme que tengo que olvidarme
de la mirada que se oculta porque no puede más
y de lo incierto, de lo extraño, del escepticismo
del abismo bajo los pies de uno mismo
Olvidarme de la pena que por la mejilla trepa
Y acordarme de los campos, de los almendros
de los tallos que brotan tiernos,
Acordarme que siempre hay algo inevitable,
hambre, sed, llanto que agrieta los labios
Acordarme que en algún lugar hay un corazón helado
un sentimiento que está tiritando
Así...así no se puede olvidar recordando
ni acordarme que tengo que olvidarlo



martes, 20 de septiembre de 2016

QUERIDA MADRE





















Subliminal

Estoy en esa edad difícil en la cual las cosas no encajan y los cuentos que me contaban tradicionales ahora  cambian y son cuentos chinos que vete tú a saber de dónde los sacan.
Te escribo ahora para contarte alguna cosilla. Acabo de ver y después desaparecer una imagen, después leo que ocultarse es una señal de los miedos que tiene uno, de uno mismo pero sabes que te digo que por más que se oculten o se pongan, o se quiten ,o bloqueen o desbloqueen,o como quieran hacer...no podrán hacerlo de su corazón ni de su conciencia porque esa es la que nos juzgará a todos.Cuando uno hace las cosas a escondidas  e incluso planeandolas sabe perfectamente que es lo que hace y a quien se lo hace y sin ánimo de molestar ( esta última frase alguien me la dijo precisamente con el ánimo de molestar)...digo que jamás querría ser de esa clase de persona, la ética y la moral es el valor que uno lleva como muestra de cómo se es. Pueden incluso insinuar con alguna mirada perversa y acusadora cualquier cosas, también como quieran, yo nunca me escondo y siempre digo y hago lo que pienso. Y deseo que tengan  una feliz vida y que se rodeen de personas sinceras que lo que les cuenten no sean milongas, ni esos cuentos chinos que me cuentan a mi.Y recordar que uno es justo cuando se pone en el lugar del otro verdad Madre....y eso es tan difícil como  explicar si es mejor la belleza o la felicidad. Ya lo dijo Alonso de Ercilla: No hay cosa más difícil, bien mirado, que conocer a un necio si es callado.

domingo, 4 de septiembre de 2016

HOY TAMBIÉN















Creo en todas las cosas
que a veces sentimos
Creo en el amanecer
que juntos vivimos
Y en las cosas
que a solas dijimos
Creo en en arado
que surca los campos
y en la recogida
de nuestro fruto amado
Creo en esos huesos
que duros se tornaron
y en ese cuerpo
que los soportaron
Creo en los gestos
y en nuestros deseos
y en todos los libros
que a veces leo
Creo en tus ojos
que todos los días veo
y en esos momentos
que nos queremos
Creo en la vida
y estar al lado vuestro
y seguir siempre así
porque os quiero

jueves, 1 de septiembre de 2016

QUERIDA MADRE






















Querida Madre:
Hoy te escribo para comentarte que al igual que el segundo mandamiento yo tampoco mencionaré un nombre en vano y sin embargo las promesas es fácil incumplirlas y más cuando se sabe que el deseo de cumplirlas es mínimo.Madre si llorando se arreglase algo yo descansaría, admiraría los rayos de luna y la noche que suspira infinita, tendría tiempo de desenredar mis cabellos sonriendo o de distraerme largo tiempo y despistarme de los fantasmas que aprisionan mi alma y no la dejan que salga de la niebla, porque perdida no sigue el renglón del correcto verso o el camino de la ilusión que tanta falta me hace, al igual que el sueño que perdí durante un abrir y cerrar de ojos, así como si el cloroformo lo hubiera inhalado y su efecto hubiera dejado en mi, una sensación de abandono. Confundo todo Madre y no sé si los cuervos me han dejado porque no muero, es complicado cuando te sientes asesinado por un cazador de cuentos huérfanos y nadie te echará de menos. Un beso Madre, uno de esos, verdaderos.